Biografía

Aurora Cika, nacida en Tirana (Albania) en 1981, en el seno de una familia trabajadora y en plena dictadura comunista, algo que marcó fuertemente su infancia. Desde muy pequeña se vio obligada a desarrollar su ingenio y creatividad para abrirse camino en la vida.

Su adolescencia transcurrió a la par que la traumática transición de un país que salía del hermetismo comunista y que dio paso a los conflictos bélicos de los Balcanes y la Revolución Popular Albanesa de 1997, donde más de 2.000 personas fueron asesinadas, entre ellas algunos de sus familiares. Periodo en el que tuvo lugar también la Guerra de Kosovo con su desalmada limpieza étnica y cientos de miles de refugiados que buscaban asilo en los hogares albaneses ya de por sí devastados   por el hambre y total falta de recursos.

Esta coyuntura demográfica marcó todos los estratos de la sociedad albanesa y concretamente el hogar de Aurora, que truncó su formación académica para atender, desde muy joven, sus obligaciones laborales y así poder ayudar económicamente a su familia. Debido a estas circunstancias su carácter se fue endureciendo y comenzó a plantarle cara a las fuertes desigualdades de género y sociales que dominaban su entorno.

Sin dejar de ser una niña, su vía de escape la encontró en el dibujo y la pintura. Se entretenía dibujando animales y rostros humanos, sobre todo mujeres, a los que imprimía sus sentimientos y emociones. Estos precoces trazos eran limpios, buscando la perfección y resaltados de todo tipo de colores alegres que contrastaban con el gris de la realidad que vivía.

Con tan solo 22 años, decide emigrar a un lugar donde poder desarrollarse como mujer libre y las oportunidades fuesen reales. Madrid se convirtió en su hogar de acogida, donde los primeros años tuvo que lidiar con todo tipo de dificultades como el choque cultural, trabas burocráticas, falta de apoyo familiar y entorno social. Gracias a su constancia, tenacidad y actitud positiva ante cualquier dificultad, consigue su meta de vivir y trabajar en un lugar libre.

Su desarrollo personal va  paralelo a  su desarrollo artístico, alcanzando su punto de inflexión en el año 2017, cuando empieza a crear su colección Fémina Forte. Un homenaje a la mujer. En ella plasma su admiración por la incombustible capacidad de lucha por la igualdad y supervivencia de las mujeres, independientemente de su cultura, raza y su lugar en el mundo. A la vez, su obra se convierte en un espejo que refleja sus emociones y sentimientos aflorados a lo largo de su propio camino.

Comienza así una etapa de su obra en la que los colores vivos, el gran tamaño de sus lienzos y sus trazos imperfectos dan lugar a su particular Realismo Espontáneo. Gracias a su técnica consigue dotar a las miradas de sus divas de una viveza absoluta que vehiculizan la explosión de sentimientos que la artista transmite a todo aquel que contempla sus creaciones.IMG_5426

El arte desnuda el alma y deja al descubierto lo mas profundo de nuestro ser.
El arte es naturaleza y positividad
El arte es pasión, es verdad, es emoción y memoria
El arte es resilencia
Mi arte es mi propio renacer.

“Respira profundamente …
abre los ojos…
siente los colores de tu vida”